Etiquetas

, , , , , ,

Sinopsis del editor

“Como salmones sentimentales, Lenín, León y Alejandra viven atrapados en una ciudad horizontal. El miedo es sofisticado, cada uno trata de escapar a su manera de las calles planas y ventosas, y en las maniobras de fuga sus vidas se cruzan y se enredan. Ni el sexo, ni los naipes, ni las pastillas verdes de un tal Herbert consiguen vencer la abulia que los consume. Ni siquiera el crimen y las pistolas lo logran.

Con un ritmo que en ocasiones se acerca al thriller, la acción de No habrá más enemigo, la primera novela de Sergio del Molino, enfrenta a los protagonistas con personajes ambiguos que les harán dudar de su condición humana y les convencerán de que, casi siempre, la culpa de todo la tienen los padres. “

Primer capítulo gratis en PDF, cortesía de Tropo Editores.

Zaragoza en la novela

Esta novela deja un poco desconcertado al lector, porque no se entienden bien los personajes. No se entiende por qué hacen lo que hacen, ni qué relación hay entre ellos, lo cual provoca que, en general, el lector medio no entienda qué ocurre en la novela: por qué esa chica invita una vez al año a ese chico a follar en lugares insólitos, ni por qué el chico acepta sin pensarlo, dado que la chica a lo mejor folla bien, pero parece bastante antipática. O por qué el chico prende fuego a la casa de la chica, ni por qué los tres acaban persiguiéndose por todo México.

Algunos personajes resultan más creíbles, en la medida en que su tratamiento es más convencional: el padre que llega a casa de madrugada oliendo a tabaco y a alcohol, el policía mejicano que intenta hacer su trabajo. Pero hay otros que no dan la impresión de vida, de realidad. Los protagonistas parecen ideas del novelista que circulan por ahí, más que personas a las que les ocurren cosas. El argentino de la radio parece metido con calzador, como si el novelista quisiera retratar a algún amigo o conocido, pero a base de chistes privados que solo ellos conocen. La mujer judía del anillo, esa que aparece en Lisboa y en México, es el personaje que deja más perplejo al lector. Resultan difícil de entender esas notas como de realismo mágico del anillo y el difunto marido de la mujer judía, ni a qué propósito sirven en la trama de la novela.

Una extraña novela que discurre en una Zaragoza extraña, reconocible pero alejada del tópico, en la que las casas militares de la avenida Anselmo Clavé, las bodegas Almau y las naves industriales abandonadas del camino del Vado, cobran inusitado protagonismo. Sin hacer en ningún momento descripciones de paisajes o lugares, el autor logra, sin embargo, transmitir la atmósfera de esa Zaragoza a ratos irreal e inexplicable de nuestra vida cotidiana, gracias a la excelente prosa a la que Sergio del Molino nos tiene acostumbrados.

La crítica ha dicho…

Anuncios